Ceres. 1946.
Museo de la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla. Barro cocido. 2,30 x 1,00.

 

 
En 1946 el Ayuntamiento de Sevilla encargó a Vassallo la realización de una estatua para una fuente dedicada a Ceres en la Plaza de la Encarnación. El escultor gaditano realizaría una figura de bulto redondo, pero con estricto punto de vista frontal, dada su ubicación, y constituye uno de sus escasos trabajos de tema mitológico. La diosa, protectora de frutos y flores, aparece desnuda de cintura para arriba, en delicado contraposto, tapadas las piernas con una túnica de suaves pliegues y recogiendo con amor en su regazo unas frutas. Majestuosa, Ceres nos transporta a la severidad del mundo clásico por su serenidad y su compostura divinas.
La fuente fue desmontada al demolerse el edificio del Mercado de la Encarnación al que estaba adosada, sufriendo la escultura graves desperfectos. Afortunadamente, por iniciativa de D. José Hernández Díaz, presidente de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, fue restaurada y colocada en el actual Museo de la Academia.

 

 Tema libre

 Esculturas

 Índice