Virgen de los Dolores. 1943.
Iglesia conventual de Santa María. Cádiz. Madera policromada.

El 8 de marzo de 1936, las turbas asaltaron la iglesia de Santa María destruyendo numerosas obras de arte entre las que se encontraba la imagen de la Virgen de los Dolores de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Regidor Perpetuo de la ciudad de Cádiz. Tras la Guerra civil, el insigne escritor gaditano José María Pemán encargaría a Vassallo la realización de una Dolorosa que viniera a ocupar el lugar de la anterior.
Al ser una imagen de vestir, sólo creó el rostro y las manos. Comparándola con imágenes de otras cofradías, observamos claramente en el rostro cómo Vassallo se aleja del habitual barroquismo y dramática expresión de muchas vírgenes andaluzas. Más bien se acerca a la sobriedad y recogimiento castellanos, de otro lado bien conocidos por él. La imagen mira hacia arriba con expresión de dolor profundo y contenido y los brazos se abren en señal de plegaria y lamento. Destaca la belleza de las manos, delicadas y blandas de modelado, pero sin llegar a perder nervio y riqueza de perfiles.
Todo ello conforma una hermosísima y sencilla imagen de estilo muy personal, que cada Jueves Santo procesiona por las calles gaditanas provocando el fervor de miles de fieles.

 

 E. Religiosa

 Esculturas

 Índice