Bañista descansando. 1977.
Estudio del artista. Bronce. 0,33 x 0,50.

 

 

 

 

 

Pequeño y sencillo bronce inspirado, como tantos otros, en el natural. La idea proviene de la observación de una de sus nietas que reposaba sobre el trampolín de una piscina. Bellísima de dibujo, la chica goza de la expresión más sencilla y exquisita, respirando toda su superficie un gozo interior purísimo. Por todas estas características, este trabajo enlaza después de cuarenta años con la Niña de la piedra más que ningún otro de los muchos que Vassallo realizó en esta línea.

 

 Desnudos

 Esculturas

 Índice